Qué debes tener en cuenta antes de adquirir un disco duro


Los discos duros son un elemento fundamental en los equipos informáticos, ya que son precisamente los dispositivos que permiten almacenar toda la información que se genera. Por esta razón, antes de adquirir un nuevo disco duro, ya sea porque se ha roto o simplemente porque queremos cambiarlo, hay que atender a una serie de factores para tomar la decisión de manera acertada.

Precio

El precio es un aspecto importante, si comparamos un disco duro mecánico y uno sólido, es decir, un disco duro HDD frente a uno SDD, la diferencia de precio puede ser muy alta en favor del disco HDD, que es mucho más económico.

Disco duro HDD o SSD

Los discos duros mecánicos, HDD, almacenan los datos en discos magnéticos; mientras que los discos duros sólidos SSD utilizan tecnología Flash, como el de la memoria USB. Los discos duros sólidos no necesitan ningún movimiento mecánico para su funcionamiento.

Los discos SSD no se dañan por rozamiento o casusas mecánicas, en cambio, los discos duros mecánicos sí necesitan girar, y esto en ocasiones puede provocar ciertas averías en estos dispositivos. En cualquier caso, existen empresas expertas en recuperar disco duro, como es el caso de Onretrieval, dedicada a la seguridad informática.

Tamaño e interfaz

Existen básicamente dos tipos de discos duros atendiendo a su tamaño: 2.5 pulgadas y 3.5 pulgadas. En los ordenadores de sobremesa se suelen incluir discos de 3.5, porque disponen de más espacio. En los portátiles se instalan habitualmente discos de 2.5 pulgadas.

Los discos SSD suelen ser más pequeños, pues no necesitan partes mecánicas. Esto obliga a que en muchos casos sea necesario un conector junto al disco duro para adaptarse al tamaño de 3.5 pulgadas.

El rendimiento del disco duro

Si hablamos de rendimiento, los discos duros mecánicos suelen tener mucho más espacio de almacenamiento, pues los HDD en rara ocasión pasan de 512 gigabytes para un usuario medio. Con respecto a la velocidad, en los discos duros debemos fijarnos en las revoluciones por minuto. Los SSD son mucho más rápidos que los HDD.

Un tercer aspecto importante es la frecuencia de fallos. Los SSD en la actualidad son más seguros, pues  fallan cada 2 millones de horas. Un disco duro mecánico lo hace cada 1.5 millones de horas.

En conclusión, la elección de un disco duro va a depender del uso del mismo. Los discos duros mecánicos son una gran opción si priorizamos el aspecto económico o si simplemente queremos almacenar películas, música y archivos poco relevantes. Si en cambio queremos guardar archivos para acceder frecuentemente, el sistema operativo o queremos mayor seguridad, es más recomendable un SSD.

Compartir en Google Plus

Acerca de Carlos

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios