Características comunes de las franquicias de éxito


La restauración, los hoteles, el alquiler de vehículos o los supermercados son algunos de los sectores que aglutinan las franquicias más exitosas del mundo.

Facturan cantidades estratosféricas que las ponen en el punto de mira de quienes tener éxito en los negocios, y las ven como un modelo a seguir. Por supuesto, también se han hecho un hueco en el corazón de muchos usuarios.

Pero, ¿qué las hace tan exitosas?

Un modelo de negocio atractivo

Nada queda el azar para las franquicias de éxito, que antes de echar a rodar han sabido analizar a la perfección su contexto: tendencias del mercado, potenciales clientes, competencia…

Tener información es fundamental para adaptarse al máximo al medio, triunfar entre el público y configurar un modelo de negocio en el que atrae invertir, que llama a los franquiciados.

Un público objetivo bien definido

Formaría parte del estudio de mercado previo ya mencionado, del plan de negocios. Pero merece la pena detenerse aquí, ya que identificar un nicho que no esté saturado y dirigir el producto a un público objetivo lo suficientemente amplio y con posibilidades, aumentará esa atracción.

Algo que les identifica

Las franquicias de éxito saben cómo trabajar su producto. Saben qué productos funcionarán mejor porque no dudan en probar cómo sería su aceptación, y hacen bandera del mismo, lo convierten en su sello personal.

Buscan la originalidad, registran sus propias marcas contra injerencias y actualizan constantemente sus procedimientos. Es uno de los factores imprescindibles de éxito.

Organización eficiente

Si las grandes empresas lo son es porque cuidan hasta el más mínimo detalle de producción y distribución. No solo para ofrecer calidad a su cliente final, que es, al fin y al cabo, el que importa. Es porque esos procesos deben ser eficientes al máximo si se quieren obtener grandes beneficios.

Esto implica establecer muchas sinergias, tanto comerciales como estratégicas. Y no con cualquiera que ofrezca precios bajos, sino con marcas líderes, que ofrezcan confianza.

Marketing, marketing y más marketing

El marketing es un capítulo fundamental para muchas empresas, incluso siendo medianas o pequeñas, más aún para una grande. Las cifras hablan por sí solas: España, con un aumento en la inversión del 7,4% en 2016, 5.400 millones, crece por encima de la media de Europa Occidental.

Lo que más crece en la inversión en medios digitales, seguidos de la televisión, la radio y los medios impresos.

Atención al cliente 10

Hay que entenderlo en dos vías. Por un lado, la atención a sus franquiciados se intenta esté cuidada al detalle. Es más que una cuestión de empatía con quien invierte, que también, pero se trata también de imagen: no puede permitirse que alguien fracase con su marca.

Es por ello que los franquiciados son seleccionados con sumo detalle. Habitualmente, de hecho, no está al alcance de cualquiera participar de una franquicia potente, porque se piden grandes cantidades de dinero para hacerlo. Una vez se selecciona uno, el proceso incluye programas de entrenamiento, promoción de la innovación, una amplia red asistencial y de asesoría (incluyendo el marketing) y apoyo permanente.

Por otro lado, como cualquier empresa, se intenta dar el mejor trato al consumidor final.

Una imagen muy cuidada

Ese buen trato es también mucha cuestión de marketing. Este ayuda a hacer llegar al cliente una imagen intachable, en la que queda clara su política. Se transmiten misiones, valores, se genera confianza. Y esto, finalmente, consigue que el consumidor haga suya tal imagen, se identifique, se fidelice.

Así, las franquicias de éxito cuentan con reconocimiento mundial a través de un trato cercano, en el que ponen en valor el componente local (“hecho con productos locales”) o se muestran sin aparente pudor en redes sociales, donde también contestan a las críticas.

Compartir en Google Plus

Acerca de Carlos

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios