Decora tu fiesta con carteles personalizados

Decora tu fiesta con carteles personalizados 1


Las fiestas temáticas son un encuentro muy divertido a las que a todos nos gusta asistir, son una forma de darle originalidad a un encuentro entre amigos y familiares. Desde bodas inspiradas en las grandes sagas cinematográficas a barbacoas donde se reproduzca un ambiente hippie, ibicenco, medieval o una simple fiesta de disfraces, personalizar una fiesta siempre añade diversión al evento.

Una opción económica que asegura la diversión

Hay gente que puede pensar que una fiesta de este tipo puede suponer una inversión alta, y no siempre es así. Existen fórmulas que permiten que el gasto sea muy económico.

Una opción es construir los propios artículos de decoración con materiales reciclados. En el caso de tratarse de una celebración, un evento o una fiesta hippie, todo el mundo puede tirar de armario y seguro que alguna prenda le servirá, o bien acudir a algún mercadillo de ropa de segunda mano en la que hay multitud de opciones interesantes.

El hecho de diseñar la decoración en casa y hacer partícipes al resto de invitados de la misma es también una forma de mejorar el espíritu de reencuentro y reforzar estas relaciones.

En cualquier caso, si decidimos que no tenemos tiempo o ganas para estas tareas, también podemos acudir a imprentas online, en las que imprimir el cartel personalizado o el resto de objetos que ambienten la fiesta es garantía de que el producto es de calidad.

La diversión que ofrecen los photocall

Estos carteles personalizados pueden servir como escenario de photocall. En muchas comuniones por ejemplo los instalan con la figura de sus personajes de animación o deportistas favoritos, por lo que es común que en este tipo de eventos haya carteles a modo de photocall con la presencia de Cristiano Ronaldo, los personajes de Star Wars o la serie infantil Violetta. SI el niño es más pequeño, puede que los protagonistas sean Peppa Pig, la Patrulla Canina.

Como decimos, la personalización o la originalidad es una forma de asegurar la diversión, y no sólo para el público infantil. En muchas bodas, junto al photocall con los habituales mensajes románticos, los responsables del catering instalan artículos de broma en forma de bocadillos con frases hilarantes, gafas, sombreros, narices, flores pelucas…que se convierten en protagonistas absolutos de la ceremonia, hasta los invitados más serios, obligados o no, pasan por allí y se toman una foto.

Compartir en Google Plus

Acerca de Carlos

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios